Gaviotas

Las gaviotas se convierten en una plaga cada vez más violenta

PROBLEMAS DERIVADOS DE LAS GAVIOTAS Y LAS PALOMAS

Cuando las palomas y las gaviotas se reproducen de manera incontrolada nos encontramos con una superpoblación que provoca problemas importantes:

  • Corrosión, ensuciamiento y degradación de partes de edificios: los excrementos de palomas y gaviotas son altamente corrosivos y degradan de forma acelerada cualquier elemento constructivo hasta llegar a producir desprendimientos de cornisas o elementos escultóricos de piedra.
  • Descolocación de tejas, con la consiguiente aparición de filtraciones de agua y goteras.
  • Atascos en desagües y bajantes de agua: tanto las defecaciones de las palomas y las gaviotas como sus nidos obstruyen los desagües y provocan importantes problemas.
  • Obstrucciones de salidas de ventilación
  • Malos olores por acumulación de heces
  • Ruidos molestos a horas intempestivas
  • Destrozos de jardines y plantas

Y lo peor de todo son las consecuencias que la presencia masiva de gaviotas y palomas tienen sobre la salud de las personas:

  • Transmisión de enfermedades como la histoplasmosis, la ornitosis, la salmonelosis o la criptococosis.
  • Transmisión de parásitos cómo chinches, pulgas, garrapatas o ácaros.

Se hace por lo tanto indispensable establecer determinados sistemas de control de aves, que impidan por un lado a las gaviotas a colonizar nuestros espacios (es una especie protegida y no se puede eliminar), y por el otro impedir que dichas especies aniden a fin de impedir su rápida proliferación.

En Algeciras hace pocos dias encontrabamos la siguiente noticia:

Lo que en un primer momento fue visto como una curiosidad, al contemplar palomas devoradas por las gaviotas, se ha convertido en algo cotidiano, hasta el punto que los ataques de estas aves ya no se centran en las palomas, sino que hace unos días aparecían en la playa de Poniente en La Línea, dos buitres leonados muertos atacados por esta plaga.

De la misma forma, cada vez son más las personas que nos alertan sobre los intentos de ataques de estas aves a perros, incluso a personas, sobre todo en las proximidades de zonas donde se acumula la basura.

Se sabe que diversos ayuntamientos costeros han comenzado a estudiar este fenómeno para tratar de darle la mejor solución posible, que pasaría por un control de la población. Según expertos, estas aves no conocen los sistemas tradicionales de alimentación que han venido utilizando sus progenitores, no saben pescar y su casi exclusiva fuente de alimentos proviene de los vertederos de basura al aire libre. Es una especie oportunista capaz de alimentarse de todo aquello mínimamente comestible que pueda encontrar y se abastecen de los restos que los humanos depositan en sus bolsas de basura.

Estos mismos expertos, atribuyen este incremento en el número de incidencias a la acción humana en áreas del litoral donde tradicionalmente las gaviotas solían anidar, lo que ha llevado a muchos ejemplares de esta especie a hacer sus nidos en zonas más urbanas, como tejados, azoteas y otros puntos elevados.

PREOCUPACIÓN EN AUMENTO

Hace cuatro años, el programa Andalucía Directo realizaba un reportaje sobre los ataques de las gaviotas en el IES Getares de Algeciras, donde se aprecia como el patio del centro educativo aparece lleno de gaviotas, a la caza del bocadillo del alumno. Rosario Espejo, entonces delegada de Medio Ambiente, hablaba de “bichos molestos”, y mostraba su preocupación, para centrarse en “recomendaciones para que no se dejen restos de comida, porque estas gaviotas sacan su instinto de supervivencia”.

Actualmente, la delegación de Protección Civil, retira de manera regular aquellos nidos de gaviotas que se ubican en azoteas de edificios públicos. En abril de 2012, fueron retirados varios de estos nidos del tejado del mercado Ingeniero Torroja, si bien se apuntaba a que por el momento, desde el Ayuntamiento de Algeciras no estaba previsto que se realizara ninguna campaña para reducir la población de gaviotas, mas alla de la retirada de determinados nidos.

El edil explicó que su delegación iba a iniciar una campaña informativa con la intención de que cuando alguien aprecie que hay un nido de gaviotas en el balcón puede avisar de inmediato a Protección Civil para que lo retire lo antes posible y evitar así su multiplicación. “Este trabajo suele realizarse de forma ocasional y por eso queremos que la ciudadanía conozca que hay un servicio que se ocupa de ello”, desveló.

Por su parte, Javier Gil del colectivo Agaden, especificaba que las gaviotas atacan incluso a aves autóctonas. “Son violentas y pueden atacar a las personas”, confirmó el portavoz que hace memoria sobre otras técnicas como las emprendidas en el lado este del Peñón de Gibraltar o en el vertedero de Los Barrios.

Según Gil, la medida de retirar los nidos implica quitar la molestia y también el riesgo inminente teniendo en cuenta que las gaviotas atacan si ven a sus crías en peligro.

ATAQUES EN LA LINEA DE LA CONCEPCIÓN

El ataque de esta semana en La Línea, ha llevado de nuevo la preocupación a muchos ciudadanos, y es que las gaviotas han atacado a los buitres leonados que llegaban exhaustos procedentes de África a la costa linense. Este ataque propicio que desde una embarcación del Club Náutico de La Línea, la Policía local tratará de rescatar a estas aves en colaboración con miembros del GOES, ASIG y del colectivo ecologista Verdemar.

Fuente de la noticia: Horasur